lunes, 11 de abril de 2011

El profesorado y la cuadratura del círculo (sobre un artículo de José Antonio Marina)


El profesorado y la cuadratura del círculo
Vengo a traer un extracto del artículo que publica hoy en el diario El Mundo el catedrático José Antonio Marina titulado ¿Es el mérito un valor de derechas? Pero no lo traigo en su totalidad (aunque merece la pena leerse íntegro), sino que me he permitido extraer la parte que describe la paradoja que vivimos día a día el profesorado en busca de la cuadratura del círculo.
Dice así:
Quiero explicarles la dificultad de la educación obligatoria, para que comprendan las dificultades con que nos enfrentamos quienes nos dedicamos a ella. Tiene que alcanzar dos objetivos educativos irrenunciables, pero contradictorios. El primero de ellos es la integración social y cultural de todos los alumnos, y eso nos fuerza a ampliar elásticamente sus límites para intentar que ningún alumno se margine porque eso supone casi su muerte social; el segundo objetivo es proporcionar una educación de calidad, lo que exige ser selectivos. Estamos por ellos inevitablemente sometidos a un movimiento de acordeón.
La solución no es fácil, porque separar en unos centros a los buenos estudiantes y en otro a los malos acaba produciendo unas fracturas sociales y pedagógicas difíciles de superar. Así pues, la enseñanza obligatoria es una enseñanza socializadora. En cambio, con el bachillerato debe comenzar una enseñanza basada exclusivamente en el mérito y en la capacidad. Y lo mismo digo, en tono ya superlativo, de la Universidad. ¿Para qué queremos miles de universitarios mediocres, a los que no interesa estudiar, y que tardan un montón de años en terminar las carreras? Que los mejores alumnos de secundaria vean reconocido su esfuerzo, que haya centros de excelencia me parece bien, pero es una solución perezosa y si me apuran de aficionados. (…) Se trata de hacer una sabia educación diferenciada, justa para todos. Tenemos una escuela rígida y monolítica. (…) Nuestro sistema educativo es un diplodocus dormido. Las verdaderas soluciones educativas no son simples. (…) Las soluciones existen, las conocemos, y podríamos ponerlas en práctica. Todas remiten al principio que debería regir nuestra convivencia: socialismo de las oportunidades, protección del débil y aristocracia del mérito.
José Antonio Marina es catedrático de Filosofía y ensayista. Su último libro publicado es La educación del talento (Ed. Ariel)
Más información en su página web Universidad de padres

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los profesores hacen lo que pueden como los padres

Anónimo dijo...

Hola José Luis, soy profesor de un instituto de Villaverde Madrid y estoy en total acuerdo con el articulo de Marina

Anónimo dijo...

En total acuerdo, es nuestra triste realidad.

Anónimo dijo...

¡Hay que renovar la enseñanza! No podemos seguir con los métodos del siglo XIX. Mayte Redondo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...